Orquesta Filarmónica Temuco

oft (2)

Embajadora de la música docta en La Araucanía, esta agrupación ha sumado el talento de grandes concertistas, que con maestría han apostado al desarrollo y consolidación de la identidad musical de nuestra región.

Los orígenes de la Filarmónica se remontan a la década de 1930, cuando un grupo de ciudadanos, principalmente inmigrantes, crean la Orquesta de Profesores donde jóvenes intérpretes ejercían el oficio, bajo la dirección del músico francés Federico Claudet. Desde sus primeros años este elenco acogió a los instrumentistas más destacados de la zona, quienes dieron origen a una interesante propuesta artística que ha dejado su huella en la historia musical de La Araucanía, primero como una agrupación de profesores, luego Orquesta Palestrina y hoy como Orquesta Filarmónica de Temuco.
En este largo camino, desde la dirección orquestal, han quedado marcados los nombres de Alfredo

Resta, Antonio Eiber, Aldo Capurro, Hernán Barría, George Mehling, Wilfried Mohrmann, Iván Pizarro, Gerd Seidl, Carlos Weil y Thomas Germain. Trabajo que actualmente coordina el director titular y compositor residente del TMT, David Ayma. Efectivamente, han sido ochenta años dedicados a la expresión docta de la música en La Araucanía, con un vasto repertorio que abarca desde el período barroco al contemporáneo, clásicos universales y los grandes compositores de la música chilena. Expresión artística ha aportado al crecimiento y consolidación de la identidad musical de nuestra región y el sur de Chile, especialmente a través del desarrollo de temporadas de conciertos y óperas, que dan vida a la actividad

 artística del Teatro Municipal y otros centros culturales de la región. Esta trayectoria ha logrado el reconocimiento y valoración por su calidad musical, experiencia que ha sido premiado con la incorporación del elenco al programa de Orquestas Profesionales Regionales del Consejo nacional de la Cultura y las Artes. Esa iniciativa incorpora a un selecto grupo de orquestas en el país, que cuenta con financiamiento permanente inscrito en la glosa del presupuesto del Gobierno de Chile, garantizando la permanencia de un proyecto musical que se ha transformado en el embajador cultural de Temuco.